Tanabata, el encuentro de dos amantes a través de las estrellas

Todos los años, el 7 día del mes 7 se celebra el Tanabata en Japón. Conocido también como el festival de las estrellas.

Al acercarse esta fecha se empiezan a ver las tiras de papel (conocidas como tanzaku) que cuelgan de las ramas de los ábralos de bambú. Antes de colgar los tanzaku, se escribe un deseo, una vez acabada la festividad estos tanzaku se queman para que el mensaje llegue al cielo y el deseo sea concedido.

tanabanta
image credit by thejapantimes via instagram

 Además de esta bonita tradición hay una leyenda hermosa que aquí te contaremos de que se trata.

El Tanabata celebra el encuentro entre Orihime y Hikobosh quienes fueron separados y exiliados para a cada extremo de la Vía Láctea.

Esta es la hermosa y triste historia de una princesa del cielo y un humilde pastor.

Orihime, conocida como la princesa tejedora, amaba tejer ropa a lo largo de la orilla del río Celestial Amanogawa, las prendas que confeccionaba eran hermosas y finas como ninguna otra. A su padre, el rey del cielo Tentei, le encantaba usar la ropa que su hija hacía.

La princesa al ver a que su padre le encantaban sus prendas, se esforzaba día a día para tejer cosas nuevas y maravillosas, para poder ver feliz a su padre, pero la solitaria princesa se sentía triste ya que solo se concentraba en tejer y anhelaba conocer a alguien y enamorarse.

Tentei noto la trsiteza de Orihime y organizo un encuentro con Hikoboshi, el pastor de vacas que trabajaba al otro lado del río celestial.

En cuanto Orihime y Hikoboshi cruzaron miradas se enamoraron al instante y poco tiempo se casaron. Al estar perdidamente enamorados, ambos se centraron en vivir su vida como una pareja feliz, pero Orihime descuidó sus tejidos y Hikoboshi dejó que sus vacas deambularan libremente por todo el Cielo. Provocando el enojo del rey del cielo, quien los separó y les prohibió estar juntos.

Orihime, en un lado del río Celestial, tenía el corazón roto, ya que su amado estaba fuera de su alcance, al otro lado del río. Se volvió hacia su padre con desesperación, rogándole que la dejara encontrarse de nuevo con Hikoboshi.

El Rey del Cielo no pudo evitar notar la infelicidad de Orihime y le permitió ver a Hikoboshi únicamente el séptimo día del séptimo mes. Cuando finalmente llegó el día de su reunión, Orihime y Hikoboshi se dieron cuenta que no sería imposible que se encontrara ya que no había ningún puente sobre el río Celestial.

Devastada, Orihime se rompió en lágrimas amargas. Su angustia era tan grande, que una parvada de urracas la escuchó llorar y construyó un puente con sus alas, permitiendo a Orihime cruzar el río y ver a Hikoboshi.

Los pájaros también hicieron una promesa: volverían todos séptimos días del séptimo mes para reunir a los amantes.

Orihime representa la formación estelar de Vega, mientras que Hikoboshi representa a Altair. Seguro ya te habrás percatado que el Río Celestial no es otro más que la Vía Láctea.

image credit Chef Hiro via Instagram

La intersección de esas dos estrellas dio origen a la tradición que luego creó el Festival de Tanabata.

El Tanabata significan literalmente “La noche del séptimo”, una referencia directa al séptimo día del séptimo mes mencionado en la historia.

Así que, en la noche del Tanabata ata tu tanzaku a la rama de algún árbol, quema el deseo para que suba el cielo haciendo que Orihime y Hikobosh lo cumplan.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.